Desinsectación

La desinsectación consiste en la eliminación de cualquier insecto rastrero o volador.

En Secopla estamos especializados en este tipo de tratamientos por nuestra experiencia y por usar siempre los mejores productos del mercado, ya que estamos a la vanguardia de estos, por eso es importante hacer un estudio de cada caso y cada problema a tratar, ya que nuestro propósito es ofrecer la mejor solución a nuestros clientes con nuestro personal altamente cualificado.

Los insectos más problemáticos, ya sea por las enfermedades o infecciones que transmiten mediante picaduras o contaminación de alimentos, o por su gran número de individuos son: cucarachas, chinches, avispas, hormigas, etc.

Si usted tiene este tipo de problema, no dude en contactar con nosotros, no obstante a continuación le dejamos una serie de medidas de prevención para que en la medida de lo posible evite este tipo de plagas:

  • La higiene es fundamental, mantenga un plan de limpieza adecuado.
  • Procure no dejar alimentos descubiertos, siempre que pueda use recipientes cerrados.
  • No deje alimentos en mal estado, deshágase de ellos lo antes posible.
  • Use un cubo de basura sólido y cerrado.
  • Tire la basura si nota que hay algún alimento podrido, aunque el cubo no esté lleno.
  • No deje charcos o fuentes de humedad en los alrededores de sus instalaciones o viviendas.
  • Procure que no haya escombro en los alrededores o cerca de sus instalaciones o viviendas.

Nuestros servicios son los siguientes dependiendo de las zonas a tratar:

Tratamiento con gel insecticida

Actualmente es el que más se utiliza ya que su aplicación no conlleva casi ningún daño a personas, animales o materiales.

Este tratamiento consiste en aplicar dicho gel en forma de gota con una pistola aplicadora. Es un cebo alimenticio que al aplicarlo no se esparce por el medio y que solamente afecta al insecto a tratar. No produce olores ni gases y las instalaciones pueden ser usadas o abiertas al público inmediatamente después  de su aplicación. El gel se queda fijado y su efectividad no se ve afectada. Es idóneo para instalaciones que no se pueden mojar como cuadros eléctricos o motores.

Su aplicación es altamente efectiva por que funciona principalmente por contacto y no es necesario que todos los insectos entren en contacto directo con el producto ya que crea una cadena de muerte, es decir, se van contaminando unas a otras e incluso a los nidos y las ninfas.

Tratamiento con pulverización

Este tratamiento se basa en aplicar un insecticida mediante una bomba a presión en forma de líquido. Su aplicación no genera gases pero si deja olor, aunque desaparece al poco tiempo.

Su forma de actuar es dejando el principio activo fijado en la zona tratada una vez se ha secado, garantizando así el contacto del insecto con el producto.

Tratamiento con humo insecticida

Este tratamiento es muy eficaz para superficies o instalaciones de difícil acceso como alcantarillas o falsos techos. Consiste en aplicar un insecticida en forma de humo prendido por una mecha. La aplicación de este tratamiento hace que una nube de humo insecticida se reparta de forma homogénea por todos los rincones y grietas donde otros tratamientos no pueden llegan. Las instalaciones no podrán ser usadas antes del tiempo reglamentario. Es eficaz tanto para insectos rastreros como voladores.

Tratamiento con ultra bajo volumen (UBV)

Es una técnica menos usada ya que después de su aplicación la instalación no podrá ser usada antes del tiempo reglamentario. Su aplicación se basa en crear una nube de insecticida haciendo llegar una gota de entre 20 y 100 micras a la zona afectada en bajas cantidades de caldo insecticida de forma que la enorme condensación de caldo plaguicida  permite aplicaciones de menor cantidad, pero mayor homogeneidad y mejor distribución del mismo. Para este tratamiento se usa un nebulizador en frío o un termonebulizdor.

Tratamiento con atomización

Este tratamiento consiste en distribuir el líquido insecticida en gotas de 50-100 micras proyectadas al exterior por una fuerte corriente de aire producida por un ventilador. Este método de aplicación se utiliza en grandes volúmenes como alcantarillado, galerías, naves, etc.

Plan de vigilancia o monitorización

Este plan de vigilancia o monitorización se basa en detectar presencia de plaga. Consiste en repartir trampas adhesivas con atrayentes alimenticios en puntos estratégicos atrayendo al insecto a su interior. Con esto conseguimos un control de presencia de insectos y determinaremos si hace falta hacer un tratamiento biocida. Aunque esto no se trata de un tratamiento biocida, garantizamos la muerte del insecto por falta de alimento y agua. Al igual que el gel, funciona para insectos rastreros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies