Roedores

Los roedores representan una gran amenaza medioambiental y de salud por el gran número de enfermedades que pueden transmitir tanto a humanos como a mascotas, así como la contaminación de alimentos por su orina y heces, entre otros. Son animales que habitan en casi la totalidad del planeta, no habitando únicamente los polos. Esta plaga de animales puede dañar seriamente sus instalaciones deteriorando todo tipo de material e incluso llegar a producir incendios.

La agilidad y fuerza de estos animales puede llegar a ser un gran impedimento para su control, pudiendo llegar estos a subir paredes prácticamente lisas, nadar grandes distancias, saltar y esquivar grandes obstáculos, etc. En el caso de ratas y ratones se orientan perfectamente en la oscuridad y son capaces de meterse casi por cualquier agujero o rendija, ya que son todo cartílago y se adaptan perfectamente. Comen de todo aunque su alimento preferido son cereales y semillas.

Por todo ello, su control y prevención son necesarios.

Las dos especies de roedores más dañinas y que más predominan son: ratas y ratones.

Ratas

Las especies que más predominan son: la rata parda o color café (Rattus norvegicus) y la rata negra (Rattus rattus). Estos roedores se pueden encontrar en granjas, distritos rurales, mercados, viviendas, almacenes, etc. Viven en pequeños grupos, en madrigueras, árboles, e incluso nidos dentro de las viviendas. Buscan alimentos por la noche, especialmente en áreas donde se almacenan alimentos o donde se depositan desperdicios orgánicos, como basurales o cloacas. Causan daños económicos en instalaciones industriales, hoteles, almacenes, viviendas, supermercados, ya que muerden cables eléctricos, tuberías, embalajes y construcciones de madera. Son importantes portadores de los agentes causales de una serie de enfermedades infecciosas como el tifus murino o la peste.

Las dos más frecuentes son: la rata de alcantarilla, (Rattus norvegicus) y la rata  de tejados (Rattus rattus).

Rata de alcantarilla. (Rattus norvegicus)

Su biología: Su época de reproducción es en primavera y otoño. Su ciclo de vida ronda los 12 o 18 meses. La gestación de la hembra dura entre 20 y 22 días y puede llegar a tener 8 camadas.

Su hábitat: Suelen estar en sitios húmedos, oscuros y cerca de las paredes.

Su apariencia: Es la más grande de todas, pudiendo llegar a medir en su totalidad ( cuerpo y cola) hasta casi 50 cm y pesar hasta 500 g. su nariz es achatada y sus ojos y orejas pequeños. Su piel es escamosa y semidesnuda y tiene una tonalidad marrón.

Rata de tejados. (Rattus rattus)

Su biología: Su época de reproducción es en verano y otoño. La gestación de la hembra dura entre 20 y 25 días y puede llegar a tener 10 crías. Suelen vivir en grupo y pueden atacar a animales grandes como por ejemplo perros.

Su hábitat: Suelen buscar sitios oscuros y frescos y viven en las alturas como canalones, árboles, tejados, etc.

Su apariencia: Se diferencia de la rata de alcantarilla por su tamaño (mucho menor) hasta 22 cm, su color negro brillante y sus ojos y orejas más grandes. Su hocico es más puntiagudo.

Características más destacables:

  • Son capaces de roer hierro, cemento, vidrio, etc.
  • Las ratas se reproducen muy rápido, pudiendo llegar a tener una pareja mil crías en 18 meses.
  • Pueden caer desde 20 metros sin sufrir ninguna lesión.
  • Pueden saltar hasta 1,5 metros en vertical.
  • Por su necesidad de roer, pueden morder un gran número de alimentos, pero alimentarse de pocos.

Ratones

El ratón casero (Mus musculus), se encuentra en todas las partes del mundo. Tienen la necesidad de roer casi cualquier cosa (tuberías, cables eléctricos, embalajes, etc…) ya que continuamente les están creciendo los dientes . Los daños y la cantidad de enfermedades que pueden propagar es menor en comparación con las ratas.

El más frecuente es el ratón doméstico o común (Mus musculus).

Ratón doméstico o común. (Mus musculus)

Su biología: Su ciclo de vida ronda los 10 o 12 meses. La gestación de la hembra dura entre 15 y 20 días y puede llegar a tener 9 crías por camada.

Su hábitat: Suele vivir en sitios Húmedos, oscuros y protegidos.

Su apariencia: Se diferencia de las ratas sobre todo por su tamaño (mucho más pequeño y delgado) hasta 19 cm y pesar entre 30 y 40 g un ejemplar adulto. La cola es más larga que la totalidad de su cuerpo (cabeza y tórax). Sus orejas son más grandes y su hocico muy puntiagudo. Suelen ser negros o grises.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies