Cada plaga de insectos y roedores requiere un tipo de tratamiento concreto y adecuado para su eliminación. Aquí mostramos los tratamientos que más utilizamos para cada tipo de servicio.

Tratamientos más utilizados para la desinsectación

Tratamiento con gel

Actualmente nuestro método más utilizado para la desinsectación es la aplicación de gel insecticida. Éste actúa como cebo atrayente para el insecto atacando su sistema nervioso produciéndole una parada cardiorrespiratoria. Su modo de actuar funciona principalmente por contacto directo del insecto con el producto, así como su ingestión. Los insectos contaminados también contagian a sus congéneres transmitiéndoselo de unos a otros, al igual que a sus huevos. El contagio de este producto también se propaga por la ingesta de heces y cadáveres contaminados. A este hecho se le llama efecto en cadena y permite prolongar la efectividad del producto. Éste tratamiento se utiliza principalmente para insectos rastreros.

Tratamiento con humo insecticida

Es el método más utilizado en zonas de difícil  acceso. Se basa en aplicar una nube de humo insecticida de forma homogénea de tal manera que permite su penetración por cualquier grieta o rendija.

Tratamiento con pulverización

Actualmente es el método más utilizado contra plagas de insectos hematófagos (chinches) e insectos xilófagos (carcoma, termita…) principalmente. Consiste en aplicar un producto insecticida en forma de líquido con una bomba a presión en la zona afectada. Éste actúa por contacto con el insecto e inhalación garantizando su eliminación.

Tratamiento con nebulización en frío o termonebulización

Éste tratamiento se utiliza principalmente para plagas de insectos voladores. Consiste en utilizar una máquina eléctrica o a gasolina (nebulizador en frío o termonebulizador) haciendo llegar el producto en forma de gota de entre 20 y 100 micras a todas las zonas afectadas. Éste tratamiento garantiza la eliminación de estos insectos por la fácil penetración del producto en las zonas de difícil acceso.

Control con trampas adhesivas

Se trata de un método de vigilancia o monitorización para el control de la plaga a tratar. Consiste en repartir trampas adhesivas con atrayentes alimenticios en puntos estratégicos atrayendo al insecto a su interior. Aunque no se trata de un tratamiento biocida, garantizamos la muerte del insecto por falta de alimento y agua.

Tratamientos más utilizados para la desratización

Tratamiento con portacebos

Actualmente es el que más utilizamos por su fácil aplicación, efectividad y seguridad. Consiste en la colocación de cebos anticoagulantes atrayentes para el roedor en portacebos con seguridad en puntos estratégicos. Esto hace que el roedor vaya a comer el producto rodenticida, garantizando su muerte a los pocos días. Éstos portacebos están diseñados para que ningún otro animal pueda acceder a su interior.

Control con trampas adhesivas o cebos atrayentes

Se trata de un método de vigilancia o monitorización para el control de la plaga a tratar. Consiste en repartir trampas adhesivas o cebos atrayentes alimenticios en puntos estratégicos atrayendo al roedor. Dependiendo del cebo que se ponga se detectara de una manera u otra.

Tratamientos más utilizados para la desinfección

Tratamiento con pulverización o fumigación

Lo más utilizado para este tipo de tratamiento es un desinfectante en forma de líquido aplicado por una bomba a presión en forma de gota de entre 20 y 100 micras aplicado por un nebulizador en frío o termonebulizador. Esto hace que el producto llegue a todas las zonas afectadas eliminando los microorganismos patógenos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies